Asesoría telefónica las 24 Horas 3188076140
Atención en Medellín y Bogotá - Comunícate con nosotros

Artículos

Embarazo no deseado? Tienes derechos... Infórmate

Embarazo no deseado? Tienes derechos... Infórmate

Se define el embarazo no deseado al que ocurre en un momento poco favorable, inoportuno, o en una mujer con paridad satisfecha, es decir, que ya no quiere tener más hijos.
 

“El aborto voluntario es consecuencia de un embarazo no deseado, producto de un proceso social complejo, con raíces culturales, sociales y religiosas entre las cuales destacan la diferencia de poder entre géneros, la insuficiente educación sexual y reproductiva, así como la imposibilidad de tener acceso a servicios básicos de salud”. (Villarreal J. 1997).
 

A pesar de que en la actualidad existen muchas opciones para regular la fecundidad, muchas mujeres en edad reproductiva, quedan embarazadas sin desearlo. Se estima que cada año a nivel mundial, 210 millones de mujeres se embarazan, y de estos embarazos, 80 millones son embarazos no deseados. La no intencionalidad de un embarazo es un concepto complejo, y ha sido el objeto de recientes críticas conceptuales y metodológicas. Las intenciones de embarazo son vistas cada vez más como dimensiones que engloban lo afectivo, lo cognitivo, lo cultural y el contexto. Desarrollar un completo entendimiento de las intenciones de embarazo debería potenciar esfuerzos para incrementar el uso de anticonceptivos para prevenir embarazos no planeados y mejorar la salud de las mujeres y sus hijos. (Santelli 2003)
 

Un embarazo no deseado afecta a la pareja, pero especialmente a la mujer porque el proceso biológico del embarazo sucede en su cuerpo. En esta situación contundente se deben tener en cuenta las ideas que cada miembro de la pareja tenga sobre la decisión que se deba tomar al respecto. Por ejemplo, algunos hombres dejan que la mujer resuelva la situación y se desentienden de la decisión; otros presionan para que aborte, otros para que continúe el embarazo y, finalmente otros apoyan a la mujer para que ella tome la decisión que considere conveniente.
 

“Son las mujeres quienes experimentan una presión mayor por diferentes razones:


Son ellas las que habitualmente asumen la responsabilidad de prevenir un embarazo.
Son ellas quienes vivirán en su cuerpo el embarazo o la interrupción del mismo.

La definición de la feminidad, de lo que significa “ser mujer”, está todavía íntimamente relacionada con la maternidad. Se sigue creyendo que la única vía para la realización plena de una mujer es ser madre.

Y con frecuencia, las mujeres tienen sentimientos ambivalentes frente a la maternidad: desean ser madres, pero no pueden asumir a la criatura, o pueden asumirla pero no la quieren en ese momento.

 

Un embarazo no deseado puede provocar en una mujer una gama muy diversa de reacciones, desde la culpa hasta el rechazo absoluto, desde la impotencia hasta la voluntad de rehacer su vida tomando decisiones plenamente responsables”.
 

Las acciones directas detrás del embarazo no planeado pueden ser la falta de uso anticonceptivo, el uso erróneo o la falla de los métodos. Otra cosa son las diferentes razones por las cuales las mujeres desean evitar el embarazo: porque carecen de los recursos para criar un hijo, porque han sido víctimas de violencia sexual, porque no han terminado todavía la escuela, no tienen una relación estable, tienen una pareja que no puede o no desea mantener a un hijo, o ya han tenido el número de hijos que deseaban—para mencionar algunas de las más importantes. (Bankole 1998)



Titulo..

Mensaje..

×


Aceptar


Aceptar